¿Qué es la fascia?

¿Qué es la fascia?

La fascia es un tejido formado principalmente por colágeno (proteína que aporta al tejido fascial la capacidad de resistencia y protección frente a estiramientos excesivos), elastina (proteína que le dota de elasticidad en las zonas requeridas como tendones, piel, arterias…), y gel compuesto por polisacáridos (cuya función principal es rellenar el espacio entre las fibras).

La fascia tiene un aspecto membranoso, que en zonas donde debe ser más resistente frente a los movimientos, como la zona lumbar, tiene un espesor mucho mayor y un color blanquecino.

Es el tejido que forma el recubrimiento de las vísceras, músculos (recubre el músculo en su conjunto, los haces musculares y también, cada fibra muscular), nervios, vasos sanguíneos y linfáticos. El tejido fascial da lugar a tendones, ligamentos, cápsulas articulares y meninges. La fascia, de manera continua, ininterrumpida, conecta todas estas estructuras, a la vez que las separa y protege de impactos mecánicos externos e internos, ejerciendo una función amortiguadora . Este mismo tejido es el que forma las adherencias y cicatrices.

¿Cómo puede aparecer una “restricción” fascial?

Al sufrir algún acontecimiento”traumático” como caídas, golpes,intervenciones quirúrgicas, vicios posturales, microtraumatismos por sobrecargas repetitivas, o situaciones de estrés.

Consecuencias en el organismo

  1. La fascia es capaz de adaptarse a fuerzas tanto externas como internas, se estira y se acorta según los requerimientos del organismo. El colágeno puede alinearse y acomodarse en función de la dirección de la tensión a la que esté sometido, formando “lineas de tensión”. Por ejemplo, si esto sucede en los tendones, puede ser funcional y adaptativo, el tendón aumentará su resistencia. Pero puede ocurrir que estas lineas tensionales de tejido más denso (entrecruzamientos patológicos entre las fibras de colágeno) y resistente al estiramiento, se formen en zonas y direcciones que no acompañen a la dinámica natural del cuerpo (por ejemplo, limitando el estiramiento de los tejidos para que podamos elevar completamente el brazo).
  2. En el caso de la creación de cicatrices tanto por intervenciones quirúrgicas o traumatismo externos e internos (rotura de fibras, por ejemplo) puede dar lugar a ⇒ la densificación y endurecimiento del tejido por la nueva creación de fibras para repararlo ⇒ rigidez y bloqueo en su movimiento.

Tras cualquiera de las dos situaciones puede ocurrir lo siguiente:

El cuerpo, se ve obligado a crear movimientos y posturas que compensen esa falta de movimiento ⇒ se crean tensiones en otras regiones ⇒ si perduran en el tiempo, la persona puede entrar en un círculo vicioso de espasmo muscular, disfunción y dolor.

Dado que el recorrido de la fascia es continuo, cualquier tensión en una determinada parte del cuerpo puede producir tensiones en partes alejadas. Igualmente, al formar parte de tantas estructuras, dichas restricciones pueden afectar también a otros sistemas como el respiratorio, cardiovascular y nervioso.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.